Maria es una persona estupenda. Muy amable y muy profesional. Tanto la decoración del coche como la de la Iglesia y del banquete han sido preciosas. Las coronita para las niñas, los prendidos, los ramitos de las damas y, por supuesto, mi ramo, un acierto total. Ha sabido enseguida lo que quería.